Etiquetado frontal contra las enfermedades que nos matan

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzó un documento en el que cataloga al rotulado frontal de advertencias como un instrumento de política capaz de prevenir enfermedades no transmisibles. Así el factor de discapacidad y muerte más grande de la región podría encontrar en la información un antídoto seguro y de bajo costo. Si el lobby lo permite, claro.

Por: Redacción Bocado

Un 44% de las muertes en las Américas tiene como causa enfermedades que guardan relación con dietas poco saludables, según la OPS (Organización Panamericana de la Salud, el organismo especializado en Salud para las Américas, que hace parte de la Organización Mundial de la Salud desde 1949). Es decir, cuatro de cada diezlatinoamericanos mueren debido a enfermedades causadas por su propia alimentación. “Si la gente no consumiera ningún producto procesado o ultra procesado, la alimentación sería mucho mejor que la que existe hoy día”, dijo el médico e investigador Carlos Monteiro, miembro del Grupo Asesor de Especialistas en Recomendaciones de Nutrición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), duranteel evento convocado por la OPS.

Este lunes 7 de diciembre, esa organización realizó vía remota el lanzamiento del documento “El etiquetado frontal como instrumento de política para prevenir enfermedades no transmisibles en la Región de las Américas”. El evento tuvo una duración de dos horas y estuvo dividido en cinco partes: bienvenida del director, presentación del documento, diálogo entre los panelistas invitados, respuesta a las preguntas que surgieron durante la transmisión y palabras de cierre.

El público fue muy activo, tanto en la caja de comentarios como en la caja de preguntas y respuestas. Se enviaron 68 preguntas cuyas respuestas habían sido plasmadas en el completo documento emitido por la institución.

Durante el foro virtual, la OPS presentó un documento de 36 páginas en cual explica los sistemas de rotulado existentes y el mejor perfil de nutrientes posible. También contiene una serie de 13 probables preguntas frecuentes, con argumentos en oposición y respuestas.

Carlos Monteiro indicó en repetidas ocasiones que el sistema de rotulado que propone laOPS está directamente asociado a los criterios de la OMS y se corresponde con la evidencia científica más firme a día de hoy. Esto significa también que cualquier cambio que haga la OMS en sus recomendaciones para la dieta acerca de nutrientes y niveles críticos generaría un cambio inmediato en los parámetros de rotulado de la OPS.

Benn McGrady, Oficial Técnico Legal del Departamento de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, insistió con un mensaje directo: move forward, es decir, progresar, avanzar. Según Benn, debido a la lentitud que genera (y que suele ser aprovechado por lobistas para demorar la aplicación de políticas públicas), es necesario prescindir del Codex Alimentarius (organismo de la OMS que propone una colección de normas, directrices y recomendaciones relacionadas con alimentos, producción e inocuidad.) . Considera que también que la armonización de los participantes de bloques-como el MERCOSUR- no requiere el diálogo de todos con todos, basta con las individualidades de cada país.

Luego de dos horas de exposiciones, debate y preguntas, los expertos de la OPS terminaron el evento insistiendo en tres puntos clave: armonización, derechos humanos y sustento científico. Armonización que se da a través de las decisiones individuales de cada país; inacción por parte de los países que consideran una violación a los derechos humanos; y ley de rotulado como expresión de la evidencia científica más fuerte a día de hoy.

La ley de rotulado frontal de advertencias a la que se aventuraron varios países (Chile, Perú, Uruguay) pero que aplicó más acabadamente México salva vidas. Es garante de derechos humanos y está basada en la mejor evidencia científica disponible hasta el momento, lo que la lleva a ser avalada nada menos que por la Organización Mundial de la Salud. Funciona. Por eso genera tanta resistencia entre quienes buscan defender los intereses de las marcas que han basado gran parte de su negocio en vender productos innecesarios, que afectan la salud, y de los cuales sus consumidores saben poco y nada.

Este documento espera ser una herramienta de consulta para divulgar por que hay que avanzar con políticas públicas de rotulado frontal en aquellos países donde no existan.

Accede al documento en: https://iris.paho.org/handle/10665.2/52740

Pan de muertos

Trigo: emblema alimentario. Harina que hace el pan o los fideos que tantos comen sin muchas más alternativas para alimentarse. También ingrediente colado, insertado discretamente en la mayoría de los productos ultraprocesados que incluye la dieta de supermercado. Sin dudas el cereal más consumido que, a su forma santa o adictiva, le agrega ahora una tercera versión: la transgénica HB4.
Argentina abrió sus puertas a un nuevo experimento a cielo abierto que, de aprobarse también en Brasil, llegará luego a nuestras mesas. Un experimento con financiación pública pero puras ganancias para los mismos de siempre.

Seguir leyendo

No más chatarra en las escuelas de Yucatán

México es el país que más padece los estragos del sistema alimentario: una población cada vez más enferma por lo que come (y por lo que no come). Pero es también el país que más y mejores políticas públicas está aprobando. Desde un etiquetado claro a nivel nacional hasta la prohibición de vender comestibles y bebidas a niños en siete Estados. La última medida es la “expulsión” de la comida chatarra de las escuelas de Yucatán.

Por: Redacción Bocado

Los datos son alarmantes. En Yucatán se han registrado casos de hipertensión arterial en chicos de entre 6 y 12 años, situación aterradora que resulta peor aún al asociarse con la tasa de obesidad. Porque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), México es uno de los países con mayor índice de obesidad a nivel mundial — un 70% de su población con ese padecimiento — y Yucatán, uno de los 32 estados que lo conforman, una de las zonas donde las estadísticas generan mayor preocupación.

Para combatir la obesidad, indica la OMS, hay que comenzar desde edades tempranas porque los niños con sobrepeso poseen mayores probabilidades de luego ser adultos obesos. Y en México, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) registró un crecimiento de 7.8% a 9.7% en la prevalencia de sobrepeso y obesidad en menores de cinco años, entre los años 1988 y 2012.

Se suman a los inquietantes datos ya mencionados que 1.2 millones de los menores de 5 años que viven en ese país presentan anemia crónica y 12,7% padece desnutrición crónica, según los datos proveídos por los Servicios de Salud de Yucatán (SSY) entre 2012 y 2018.

Desnutrición, anemia, hipertensión, obesidad y sobrepeso son preocupantes padecimientos, y más si nos referimos a la realidad de preescolares. Tanto que las autoridades han aprobado medidas importantes de observar. Así como a nivel nacional dieron luz verde a un sistema de rotulado de alimentos que perfeccionó a su antecedente chileno, los gobernantes de varios estados mexicanos están dando más pasos todavía.

En Yucatán, el congreso local reaccionó ante los datos. El 26 de noviembre modificó su Ley de Nutrición y Combate a la Obesidad con un agregado tajante: prohibió la distribución, venta, regalo y suministro de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares en las escuelas de nivel preescolar y primaria. Es decir, prohibió que se entreguen productos ultraprocesados a niños y niñas menores de 12 años.

La medida resulta importante porque la escuela es la segunda casa de cada niño. Lo dice el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), ya que según sus datos los menores consumen el 50% de sus calorías diarias dentro del ambiente escolar.
Pero los cambios impulsados por el gobierno de Yucatán van todavía más allá: ordenan que las escuelas de educación básica fomenten competencias deportivas y buenos hábitos alimenticios; y promueven el consumo de agua potable o la ingesta de productos orgánicos cosechados por los mismos alumnos (aunque es sabido que son pocas las escuelas con bebederos y menos las que venden frutas o verduras). Otra nueva regla dictada por el gobierno de Yucatán es que los alumnos de la Licenciatura en Nutrición podrán poner sus servicios a disposición de la educación básica, con la posibilidad de hacer un seguimiento personal a los alumnos. El fin, prevenir casos de obesidad o desnutrición y, llegado el caso, tratarlos con precisión.

Yucatán está dejando claro en qué se enfoca. Demostrados sus índices altísimos de obesidad, combate a esa realidad con medidas concretas. Los objetivos se ven claros: concientizar y prohibir aquellos alimentos dañinos para el cuerpo desde edades tempranas. Es decir, formar a personas saludables.

¿Y Si El Cielo Ya Cayó?

Las epidemias, esas poderosas e implacables armas de destrucción masiva que facilitaron la colonización exterminando millones de indígenas en todo el continente, tienen un nuevo e inesperado capítulo con el Covid-19. Sin recuentos oficiales y prácticamente abandonados por el Estado, los indígenas guaraníes tienen las mayores tasas de contagio y muerte de Brasil, el país con más contagios y muertes de toda la región. Una realidad brutal que parece calcada de las leyendas que se cuentan por ahí, entre cielos que caen y diablos blancos.

Seguir leyendo